viernes, 18 de noviembre de 2011

La Campaña Admirable, la Batalla de Agua de Obispo


Campaña Admirable
Resumen
"Luego de la derrota de la primera repùblica, Bolivar se exilò en Nueva Grenada, donde organizò un ejèrcito de voluntarios para liberar a Venezuela, junto a otros oficiales patriotas, como Jose Fèlix Ribas y Atanasio Girardot, a principios de 1813 iniciò la marcha contra el ejèrcito de Monteverde que se disponìa a invadir el virreinato de la Nueva Grenada. Venciò en la batalla de Ocaña y de Cùcuta

14 de Mayo sale Bolivar de Cúcuta, recordemos que con un fueza de 800 hombres organizados en 2 divisiones: la vanguardia al mando de Atanasio Girardot con el apoyo del m ayo Luciano D”Elhuyar como segundo comandante y,la retaguardia,encabezada por José Felix Ribas,

El 17 de Mayo ocupò el poblado de la Grita en lo que actualmente es el Estado Tachira.  con el grueso de sus tropas y el 19 continuó hacia Mérida
El 23 de de Mayo de 1813 Bolivar entra a Mérida y esa Misma mañana el trujillano Dr Cristobal Mendoza le confiere el nombre de la municipalidad de Mérida el titulo de Libertador por vez primera.
El 3 de Junio en la tarde,los capitanes D”Elhuyar y Maza dispersaron una fuerza de 50 hombres en el Colorado de Escuque en una rapida en de la una rápida refriega obligandolos a retroceder a Betijoque y luego desalojaron al Coronel Ramón Correa de la posición de Ponemesa Edo Trujillo en la cual el jefe realista tenia 200 hombres. Este triunfó permitió a Girardot la ocupaciónn de Trujillo el 9 de Junio
El 10 de Junio 1813 cuando el Libertador pasa por Mucuchíes, fue cuando le regalaron el famoso perro Nevado
Decreto de Guerra a Muerte . El 15 de 1813, Bolivar dicta en la Ciudad de Trujillo el Célebre Decretó de Guerra a Muerte

Ordena a Girardot la limpieza de Trujillo Batalla de Ponemesa Betijoque
El 18 de Junio los patriotas al mando de Girardot derrota con 400 hombres al ejército español comandado por Manuel Cañas que contaba con 500 hombres eliminandose las tropas que podían entorpecer el avance de Bolivar
El 2 de Julio de 1813 se da la Batalla de Niquitao y en donde José Felix Ribas y Rafael Urdaneta con 450 hombres derrotan al Coronel José Martínque contaba con 800 soldados, Mientras tanto, estrategicamente Bolivar se encontraba en Guanare.
22 de Julio Batalla de Los Horcones en Barquisimeto, los patriotas derrotan con 450 hombres al Comandante Oberto que tenía 1000
El 29 de Julio Bolivar conoció que Izquierdo se encontraba en Tinaquillo, motivo por el cual partió hacia la zona, Allí Bolivar al frente del ejercito con 800 hombres derrota al Coronel Izquierdo que llevó 1200 soldados el 31 de Julio
Capitulación del gobierno español. El 2 de Agosto Bolivar entró a Valencia; días después siguió a Caracas, el 4 de Agosto se encontraba en la localidad de la Victoria, donde aceptó la capitulación
Paralelamente a la ofensiva proveniente de Nueva Grenada encabezada por Bolivar, al Oriente del paìs, el general Santiago Mariño lvantò en Maturìn y avanzò hacia Caracas, arrasando con las guarniciones españolas. El 3 de Agosto de 1813 entrò en Cumanà y el 19, en Barcelona, consolidando con esas victorias la segunda repùblica."

El día 6 de Agosto de 1813, Bolivar entró victorioso a Caracas dando finalizada la Campaña Admirable





Logotipo Oficial Bicentenario de Carache (Por Ramòn Fuentez)

Batalla de Agua de Obispo
Resumen
Ante el repliegue del jefe realista Manuel Cañas a Carache, Girardot se dirigió hacia esa localidad con sus fuerzas el 17 de junio, en horas de la tarde. En horas de la noche, el jefe realista abandonó la línea que ocupaba y llevó sus hombres a las alturas de Agua de Obispos. El 18 de junio se produjo el enfrentamiento entre las fuerzas de Girardot y Cañas, resultando el triunfo del jefe patriota y eliminándose las tropas que podían entorpecer el avance de Bolívar, quien había llegado a la ciudad de Trujillo el 14 de junio, desde donde ordenó a Ribas que marchase lo más rápidamente de Mérida en dirección de Boconó, con el objeto de facilitar el factor sorpresa. Mientras tanto a Girardot se le ordenó replegarse sobre Trujillo. El 15 de junio de 1813, Simón Bolívar firma en Trujillo a las 3:00 AM el Decreto de Guerra a Muerte contra los españoles y canarios hasta que no les concedieran la libertad.


Batalla de Agua de Obispo


Atanacio Girardot en La Batalla Agua de Obispo (Mural Jose Juan Rodrìguez)
 
Atanasio Girardot, Teniente Coronel de Los Ejércitos de los Estados Unidos de La Nueva Granada, Comandante del 4º Batallón de Línea y de las Divisiones de que se compone La Vanguardia del Ejército de Operaciones del Norte destinado a Libertar los oprimidos pueblos de Venezuela, de que es General en Jefe el Señor Brigadier Ciudadano Simón Bolívar, Etc.
1° Primero: Hago saber a todos los vecinos estantes y habitantes de este pueblo de Carache y su jurisdicción, que en el preciso y perentorio término de veinte y cuatro horas se presenten a esta Comandancia, bajo la garantía de que serán los delin­cuentes perdonados; pero no presentándose serán embargados sus bienes, muebles y raíces, y se procederá contra ellos a lo más que hubiere lugar.
2° Segundo: del mismo modo se presentarán con sus fusiles, fornitura u otra cualquiera arma con que se encuentren todos los soldados del ejército enemigo comandado por el es­pañol Cañas que andan dispersos por estas inmediaciones, de resultas de la completa derrota que sufrieron el día de ayer, seguros de que no se les hará el menor mal, y que antes por el contrario, la Patria; como hijos descarriados, los abrigará en su seno; mas si sordos a sus tiernos e imperiosos clamores, insisten en sus descarriados crímenes y maquinaciones, serán severamente castigados y tratados como a desnaturalizados pérfidos asesinos.
3° Tercero: desde este momento será reconocida la autoridad suprema del Estado libre e independiente de Trujillo, que provisoriamente, ejerce el ciudadano Francisco Andrés Mendoza, a cuyas órdenes, que obedecerán y respetarán en cuanto mandare, están y quedan sujetos desde este instante.

Para que no carezca el vecindario de Carache de perso­na que ejerza la recta Administración de Justicia, nombro interina y provisionalmente la denominación de Alcalde Pedáneo y con las mismas atribuciones que los antiguos Tenientes Jus­ticias, hasta la aprobación o revocación del referido Gobernador del Estado o del General en Jefe, al ciudadano Bernabé Cos, quien prestará ante mi el juramento de ejercerla bien y fiel­mente; y todo el vecindario de la jurisdicción de Carache, y sus partidos adyacentes, son obligados a obedecerlo y respe­tarlo en cuanto mandare, por dirigirse al mejor orden político y servicio de la Patria.
El referido Alcalde Cos elegirá un día, para que convocado todo el vecindario le reciban a presencia de este venerable cura, el juramento de Libertad e Independencia.
Por último, convoco a todos los vecinos ausentes y disper­sos en los montes y bosques de la jurisdicción que vuelvan a disfrutar de la comodidad en sus casas y hogar en quieta y pacífica posesión de los derechos que les dio Dios y la natu­raleza, apercibidos con lo misma aversión de las leyes, si con­travinieren a este amoroso convite que os hago en nombre de la Patria.

Lugar donde se desarrolló la Batalla de Agua de Obispo


Cuartel General de la Vanguardia del Ejército en Carache, a 19 de Junio de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte.

Atanasio Girardot.

Informe de la Batalla Campal de Agua de Obispo realizado por el Comandante Atanasio Girardot al Libertador Simón Bolívar Palacios.

Excmo. señor Presidente, Encargado del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión.
Excmo. señor:

Tengo el honor de dirigir a V. E. el parte que el Co­mandante de la Vanguardia me da.

“Me puse en marcha en busca del enemigo la tarde del 17 y logré acampar al anochecer a su vista, y como una le­gua de su campo establecido en la altura de Pozo Seco; pe­ro temeroso de que lo sorprendiera aquella noche, abandonó la ventajosísima posición que ocupaba, y se trasladó a la toma de Agua de Obispos, que llaman las Rancherías de Matías, como tres cuartos de leguas más atrás.
Al amanecer del día de ayer levanté mi campo, y me puse en marcha, solicitando el encuentro con el enemigo: efectivamente a la hora y media de marcha tuve la dulce satisfacción de verlo en número de 400 fusileros y 50 de a caballo, formado en cuatro alas, y en dos estrechos distintos, al parecer inaccesibles, que figuraban un zic-zac: determiné atacarlo, y enarbolando el estandarte republicano, resonó en nues­tro campo un grito universal de ¡Viva La Libertad! y a una voz amenazadora se siguió el silencio. Formé en columna, avancé de frente, y rompiendo el fuego, hice que sus dos primeras alas se replegasen a las segundas, donde haciéndose firmes, quisieron disputarnos la victoria; pero a las Tropas Libertadoras ningunas pueden resistir, y así fué que al cabo de una hora nos hicimos dueños de su campo, poniéndolos en la más espantosa derrota; seguimos en su alcance cuatro leguas, haciéndoles de paso sesenta y tres prisioneros, entre los cuales tres oficiales, y a Don Miguel Barreto, y al isleño José Rodríguez, y tomándoles un cañón de batir montado con veinte tiros de pólvora y metralla, ochenta y ocho balas rasas, treinta lanzafuegos, ochenta fusiles, quince bayonetas, mil y quinientos cartuchos de fusil con bala, siete escopetas, algunos correajes, pistolas y sables, cuarenta cargas de víve­res, bastantes caballerías, y mucho ganado vacuno.
Toda la oficialidad y tropas, por un movimiento simultáneo, y como movidos de un impulso secreto, cada uno se disputa­ba la gloria de distinguirse, y cada uno intentaba oscurecer los hechos de los otros, ¡tal era el ardor que los animaba! Sí, señor General, todos se han portado con el mismo valor, y así es que me atrevo a recomendarlos a todos, sin excep­ción alguna.
Por nuestra parte hemos tenido muertos un cabo del 5º batallón, y un soldado de caballería y tres heridos, el uno de gravedad. Del campo enemigo se han recogido cuatro muertos y muchos heridos.
Como a la una de esta tarde he regresado a este pue­blo, donde hice publicar el bando que acompaño, y que va produciendo tan buen efecto, que ya se me han presentado varios de los soldados dispersos, nueve de ellos con sus fusiles y fornituras: este número de fusiles es además de los ochenta que dejó relacionados, y espero que se me presenten mu­chos más, porque el enemigo absolutamente fué deshecho y disperso en los montes: tal fué la velocidad con que se les persiguió.
Acompaño una declaración instructiva, que creí conve­niente tomar al prisionero Barreto.
Mañana continuaré mi contramarcha para ese Cuartel Ge­neral, cumpliendo con las previsivas órdenes de US.
Sigue el Capitán París, para que pueda aclarar cualquier duda que ocurra y ofrezca a US. mis respetos, los de la ofi­cialidad y tropa.

Dios guarde a US. muchos años. Cuartel General de la Vanguardia en Carache Libertado, a 19 de Junio de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte, a las 5 de la tarde.- Atanasio Girardot.- Señor Comandante en Jefe Brigadier Simón Bolívar.

Ruta Campaña Admirable 

Respuesta del Libertador Simón Bolívar Palacios al Comandante Atanasio Girardot

El resultado de esta acción es decisiva y el más ventajoso que podríamos desear, porque hemos superado el único obstácu­lo que se nos oponía, para continuar nuestra marcha hasta Caracas, que suspira por vernos llegar a libertarla de las cadenas con que la oprime el expirante gobierno español.

Por momentos deben presentarse en este Cuartel General los buenos ciudadanos Rafael Sanz, Francisco Muñoz y Car­los Salazar, que salieron el día 5 del corriente de la ciudad de Barinas, y el 14 de Guanare, y vienen con el objeto de servir bajo mis órdenes contra los tiranos sanguinarios de aquella Provincia. Por el contesto de la Carta que me han hecho desde Boconó estos patriotas, conjeturo que la posición del enemigo es muy crítica, tanto por el odio que se ha atraído de los naturales, como por la debilidad de sus fuerzas. Así pues, no podemos dudar que nuestra campaña en Bari­nas será igual a las de Santa Marta, Pamplona, Mérida y Trujillo, donde nuestras armas se han cubierto de una gloria inmortal y han hecho temblar a los enemigos de la Libertad que ya no se atreven ni aun a disputarnos la victoria
Dios guarde a V. E. muchos años.

Cuartel General de Trujillo, Junio 20 de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte
Excmo. Señor
Simón Bolívar.


 Batalla de Agua de Obispo Monumento erigido en honor a la Batalla que allí se libró en pro de la Independencia

Discurso
CIUDADANO GENERAL DE BRIGADA ( E J ) RAFAEL ANGEL PAVÓN MORA

Jóvenes de Carache, hombres y mujeres de este valle de San Juan Bautista, portón de los andes venezolanos, llamado “ TIERRA DE LA AMABLE LIBERTAD” , donde se dio el primer grito de la libertad en el año 1871.

En primer lugar quisiera expresar mi agradecimiento a la Alcaldía del Municipio Carache, ya que ha significado para mi, un verdadero honor, como Oficial del Ejercito y como trujillano que soy, el haber sido designado como orador de orden en esta sesión solemne que conmemora el 192 aniversario de la Batalla de Agua de Obispo.

En 1781, los heroicos carachenses, descendientes de los aguerridos cuicas, no ocultaron su simpatía por el movimiento de los comuneros de Mérida, lo que manifestaron ante la Autoridad del visitador de la real renta del tabaco, Don Carlos del Pozo, a quien, el cura ( párroco ) y el gobernador ( indio ), desconocieron y le exigieron desocupara el pueblo el 15 de Agosto de 1781, hecho que significo la génesis de la libertad en Venezuela.

Se pierden en los anales de la historia, las batallas de los pueblos por forjar su libertad y construir su nacionalidad; pocas como la Campaña Admirable en la que hombres de una nación ( LA Nueva Granada ) cabalgan sobre tierras vecinas para despojar a un enemigo fraticida y liberar a otra nación.

Fue así como Simón Bolívar, quien después seria aclamado por el pueblo de Venezuela y titulado “ Libertador “ , diseña un plan, una estrategia , toma en cuenta un momento político y decide dar un salto a la inmortalidad. Es el Manifiesto de Cartagena escrito el 15 de diciembre de 1812, la visión del estratega plamasda en el papel, donde, con máxima elocuencia y sobre todo como una manifiesta e indeclinable convicción, el hombre vislumbra no solo las adversidades, sino las armas para enfrentarlas y vencerlas, como efectivamente lo hizo; con una audacia sin precedentes logra siete triunfos consecutivos, tres de ellos en la Nueva Granada y cuatro en Venezuela. La habilidad en el desplazamiento y el sentido de la oportunidad triunfa sobre la obvia superioridad numérica y experiencia de combate del ejercito español.

Ahora, mas allá de una serie de batallas, algunas de ellas ganadas en contra de la voluntad de los propios oprimidos como ocurrió en la provincia de Trujillo, la Campaña Admirable se distingue, por ser conducida por un hombre que tenia la misión de forjar “ el americano consciente “ , de sembrar los principios de una nacionalidad y mas allá de ella el espíritu integrador de una gran nación, la Gran Colombia, como el crisol donde habría de mezclarse a las razas indias, negra y blanca , bajo el signo de una religión común. Un idioma y una historia labrados en la senda del sacrificio, regados con la sangre de sus habitantes, y compaginados con el atractivo aroma de la libertad, mas constituidos en los hechos que como producto de un deseo o una comprensión colectiva.

Podemos analizar, como esta campaña libertadora pasa de la sumisión al combate, del perdón al decreto de guerra a muerte y de el, a la magnanimidad de los triunfadores; como en pocas se combinan lo sangriento de algunas acciones necesarias para el momento histórico, con la clemencia y el trato al enemigo demostrado en la entrada y consolidación de Caracas el 06 de Agosto de 1813.

La campaña admirable es además de un compendio de estrategias militar, el afán permanente de sembrar los primeros elementos de una Republica Democrática; a lo largo de la campaña, Bolívar, el hombre de las dificultades, no solo crea una conciencia de clase entre los mas desposeídos y transforma con los hechos a campesinos en libertadores, sino además con su impetuoso espíritu joven y rebelde y su atractivo natural de hombre de acción, logra la incorporación de la mujer en el combate. Las Juanas como se llamo a las combatientes del momento, también dieron el impulso de particular atractivo a este movimiento de voluntades impetuosas.
 Batalla de Agua de Obispo Monumento erigido en honor a la Batalla que allí se libró en pro de la Independencia

El Libertador, al ocupar Trujillo, se percato de la indiferencia de la población al recibir a los que llegaban para libertarla; al contrario de lo que ocurría en la Nueva Granada , donde la herencia de la rebelión de los comuneros, en el siglo XVIII, había dejado raíces en la conciencia de las masas. ( El pueblo no se sentía representado en el discurso de los próceres de la I Republica ). La cual fue creación de una aristocracia de blancos criollos, descendientes de españoles, una casta que, aunque asumiendo los ideales de la Revolución Francesa, mantenía la esclavitud y despreciaba a indios y mulatos. Casi todos esos señores pretendían conservar sus privilegios. El mismo Bolívar pertenecía, por cuna, a esa clase social.
Atentos al sentimiento de las clases oprimidas, los realistas comprendieron que, recurriendo a una política y a un discurso demagógico, podrían transformar en aliada a esa gran masa de desposeídos. Por un lado iniciaron una feroz represión contra la clase de los “ mantuanos “, la aristocracia blanca.
Simultáneamente promovieron el levantamiento de los negros, los indios esclavizados, ayudo, exigiendo en las iglesias fidelidad al rey de España, Fernando VII, que representaba a Dios. Vale la pena recordar que su padre, Carlos IV, afirmaba públicamente que “ un americano no tiene necesidad de saber leer ( ... ) que le baste con reverencia a Dios y a su representante, el rey de España “ .
Bolívar no olvidaba que mucho mas de la mitad de las fuerzas realistas en Venezuela estaba conformada por nativos que habían adquirido el habito de la obediencia al imperio, que nunca habían sido libres, y, por lo tanto, nada sabían de libertad, y que, por lo tanto, la guerra de independencia tenia al mismo tiempo cierto carácter de confrontación civil.
Al declarar por decreto una guerra sin cuartel a los ocupantes extranjeros, Bolívar pretendió divorciar la fidelidad de Cristo de la fidelidad al estado español. El objetivo era la sustitución del rey como símbolo de hermandad y justicia, por América y la República.
Al oponer la guerra a muerte al odio de castas y de razas, la indico al pueblo que la brecha no se haría ya según el nivel social o el color de la piel, que La Patria era el patrimonio común de todos los nacidos en ella. La “ Campaña Admirable “no ambicionada liquidar la dominación española en el continente. Bolívar tenia conciencia de que a corto plazo eso era imposible. Meses después de la reconquista de Caracas, terminada la guerra contra Francia en Europa, España quedo con las manos libres para enfrentar la rebelión de las colonias en América. No paso mucho tiempo para que el General Pablo Morillo desembarcara con un ejercito de 15.000 veteranos de las guerras contra Napoleón. Diez años de lucha transcurrieron hasta la capitulación en Ayacucho del ultimo ejercito de España en Sur América.



Pero la “ Campaña Admirable “ fue, además de prodigiosa hazaña militar, una experiencia que permitió a Bolívar conocer mejor los pueblos de la región, reflexionar sobre el tipo de instituciones mas adecuadas y estructurar su concepción del ejercito libertador.

Para el joven general, el Ejercito debería ser El Pueblo en Armas, un instrumento de garantía delas libertades y derechos de la ciudadanía, al servicio de la nación, garantía de su futura independencia.

Debemos sentirnos orgullosos, que en nuestro Estado Trujillo durante la Campaña Admirable se haya elaborado y firmado el Derecho de Guerra a Muerte, que sirvió para esclarecer las ideas de patriotismo, como lo relata el historiador Enrique Uribe White en el episodio del decreto de Guerra a Muerte:

“ Al llegar Bolívar a Trujillo el 14 de Junio, se encargo del gobierno y envió a Girardot a batir los 500 hombres que el Comandante don Manuel de Cañas tenia en Carache, en un valle en las alturas. Llego la noche del 14 al 15 de junio. Bolívar no duerme. Antes del amanecer llamo a Briceño Méndez y le dicto un decreto. Guardo el papel. Convoco a sus oficiales a una junta de Guerra. Los oficiales dieron su dictamen. Al disolver la Junta puso Bolívar su firma a la terrible proclama de la guerra a muerte “.

Después de esta clarísima advertencia, Bolívar siguió avanzando y adentrándose en Venezuela. El Coronel Atanasio Girardot, con la vanguardia patria, entro a Trujillo después del triunfo en Betijoque y en nombre del gobierno granadino y del General Bolívar, decreto un indulto y convoco a un cabildo con el fin de nombrar las autoridades.
Bolívar había salido de Mérida el 10 de Junio de 1813, llegando a Trujillo el 14 de junio de 1813, encargándose del gobierno. Inmediatamente ordeno a Girardot saliera con la vanguardia a batir al Capitán de fragata Manuel Cañas, quien se encontraba en Carache, con unos 400 a 500 hombres, enviados tardíamente desde San Carlos en auxilio del Coronel Ramón Correa.


Lugar donde se desarrolló la Batalla de Agua de Obispo

Tres días después, el 17 de junio, Girardot informa a Bolívar que los realistas habían abandonado a Carache y que se dirigía para darles alcance en el Alto de las Palmas o en un lugar llamado el Salto de Agua de Obispo, lo que en efecto ejecuta brillantemente y al día siguiente informa a Bolívar de su acción:

“Cuartel General de la vanguardia en Carache liberado, a 19 de junio de 1813, 3° de la Independencia, a las 5 de la tarde.
Señor Comandante en jefe
Brigadier Simón Bolívar:
Me puse en marcha en busca del enemigo la tarde del 17 y logre acampar al anochecer a su vista, y como a una legua de su campo establecido en la altura de Pozo Seco; pero temeroso de que lo sorprendiera aquella noche, abandono la ventajosísima posición que ocupaba, y se traslado a la toma de Agua de Obispo, que llaman las Rancherías de Matías, como tres cuartos de legua mas atrás. Al amanecer del día de ayer levante mi campo y me puse en marcha, solicitando el encuentro con el enemigo: efectivamente,a la hora y media de marcha tuve la dulce satisfacción de verlo en numero de 400 fusileros y 50 de a caballo, formado en cuatro alas, y en dos estrechos distintos, al parecer inaccesibles, que figuraban un zigzag. Determine atacarlo, y enarbolando el estandarte republicano, resonó en nuestro campo un grito universal de Viva la Libertad. Y a una voz amenazadora se siguió el silencio. Forme en una columna, avance de frente y, rompiendo el fuego, hice que sus dos primeras alas se replegasen a las segundas, donde haciéndose firmes quisieron disputarnos la victoria; pero a las tropas libertadoras ningunas pueden resistir, y así fue que al cabo de una hora nos hicimos dueños de su campo, poniéndolos en la mas espantosa derrota; seguimos en su alcance cuatro leguas, haciéndoles de paso 63 prisioneros, entre los cuales tres oficiales, y a don Miguel Barreto y al isleño José Rodríguez, y tomándoles un cañón de batir montado con 20 tiros de pólvora y metralla, 88 balas, rasas, 30 lanzafuegos, 80 fusiles, 15 bayonetas, 1500 cartuchos de fusil con bala, 7 escopetas, algunos correajes, pistolas y sables, 40 cargas de víveres, bastantes caballerías y mucho ganado vacuno.


Lugar donde se desarrolló la Batalla de Agua de Obispo

Toda la oficialidad y tropas, por un movimiento simultaneo, y como movidos por un impulso secreto, cada uno se disputaba la gloria de distinguirse, y cada uno intentaba oscurecer los hechos de los otros, tal era el ardor que los animales. Si Señor General, todos se han portado con el mismo valor, y así es que me atrevo a recomendarlos a todos, sin excepción alguna. Por nuestra parte hemos tenido muertos un cabo del 5° batallón y un soldado de caballería, y tres heridos, el uno de gravedad. Del campo enemigo se han recogido cuatro muertos y muchos heridos... Mañana continuare mi contramarcha para ese Cuartel General, cumpliendo con las previsivas ordenes de
VUESTRA SEÑORA.
( Firmado ) ATANASIO GIRARDOT”.



El entusiasmo en Trujillo fue delirante. Los vencedores fueron recibidos en las afueras de la ciudad por Bolívar, su estado mayor y gran cantidad de ciudadanos del pueblo.
El héroe de esta batalla fue el valerosísimo Neo-granadino ATANASIO GIRARDOT el cual nació en Medellín, provincia de Antioquia el día 2 de Mayo de 1791.

Obtuvo el grado en Jurisprudencia Civil, carrera de la cual se separo, para tomar la de las armas, por la necesidad de seguirla, en sostén de la revolución americana y en defensa de los principios de libertad e independencia, proclamados, en Bogota el 20 de Julio de 1810.

Temprano comenzó el joven Girardot a servir a la causa de enmacipacion americana como Teniente del Regimiento Auxiliar de Cundinamarca, marcho del centro para Popayán contra Tacón, opresor realista, que afligía aquella rica comarca granadina y en Palace demostró de cuanto era capaz su valor y patriótico.

Cuando el congreso de Nueva Granada dispuso de 600 voluntarios, para acompañar a SIMON BOLIVAR, Girardot junto al capitán Luciano D’ Elhuyar y Antonio Ricaurte, entre otros, no vacilo en participar en la noble empresa del Libertador.

El 30 de Septiembre de 1813, Atanasio Girardot, muere en la Batalla de Barbula, envuelto en la bandera republicana.
En fin, la sangre y el pabellón granadinos simbolizados en el sacrificio del Comandante en jefe de la vanguardia del Ejercito Libertador, abonaba el fecundo suelo venezolano con el ejemplo eterno de la solidaridad internacionalista bolivariana.

La consternación y el dolor por la muerte de Girardot se propago por el ejercito republicano y aquella misma noche, en Valencia, Bolívar dirigió las honras fúnebres, con la intención de transformar el luto en fuerza y su muerte en paradigma del heroísmo revolucionario. En consecuencia, decreta lo siguiente:


“ LEY DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA PARA HONRAR LA MEMORIA DEL CORONEL ATANASIO GIRARDOT:
El coronel Atanasio Girardot ha muerto en este día en el campo de honor.
Las Republicas de la Nueva Granada y Venezuela le deben en gran parte la gloria que cubre sus armas y la libertad de nuestro suelo. Vencedor en Palace de un tirano formidable llevo por primera vez el estandarte de la Independencia bajo las ordenes del General Baraya, a la oprimida Popayán. Las circunstancias extraordinarias de esta batalla memorable, la harán interesante, no solo al mundo americano, sino a los guerreros valientes de todas las partes de la tierra.
El joven Girardot oso aguardar el ejercito enemigo en numero de dos mil hombres con setenta y cinco soldados en el puente del río Palace. Tacón, el tirano de Popayán, no dudaba subyugar con aquellas fuerzas el extenso país de la Nueva Granada: destino setecientos hombres para desalojar los defensores del puente; pero, el nuevo Leonidas resolvió perecer antes con sus dignos soldados, que ceder un punto al poder de su enemigo. La fortuna preservo su suerte de la desgracia de sus soldados que fueron todos muertos o heridos, y la victoria mas completa premio su esforzado valor y virtud. Mas de doscientos cadáveres regaron con su sangre aquel campo celebre para consagrar en caracteres terribles un monumento propio al genio guerrero del héroe. Hasta entonces la Nueva Granada no había visto un peligro mayor para su libertad recientemente adquirida, y las consecuencias del triunfo de Girardot salvaron a un tiempo a su patria de la esclavitud y del exterminio con que la amenazaba el tirano.
En la actual campaña de Venezuela, la audacia y el talento militar de Girardot han unido constantemente la victoria a las banderas que mandaba. Las provincias de Trujillo, Mérida, Barinas y Caracas, que parecían bajo el cuchillo o gemían en las cadenas, respiran libres y aseguradas por los esfuerzos con que el ha cooperado bajo las ordenes de los jefes de la Unión. Le han visto buscar en estos campos a los ejércitos opresores, vencerlos intrépidamente, desafiando la muerte por libertad a Venezuela. Hoy volaba a sacrificarse por ella sobre las cumbres del Barbula, y al momento que consiguió el triunfo mas decidido, termino gloriosamente su carrera.
Siendo por tanto el coronel Atanasio Girardot, a quien muy principalmente debe la Republica de Venezuela su restablecimiento, y la Nueva Granada las victorias mas importantes; por lo tanto, para consignar en los anales de la América la gratitud del pueblo venezolano a uno de sus libertadores, he resuelto y resuelvo lo siguiente:

1.- El día 30 de Septiembre será un día aciago para la Republica, a pesar de las glorias que han cubierto sus armas en este mismo día, y se adra siempre un aniversario fúnebre, que será un día de luto para los venezolanos.

2.-Todos los ciudadanos de Venezuela llevaran un mes consecutivo de luto por la muerte del Coronel Girardot.

3.- Su corazón será llevado en triunfo a la capital de Caracas, donde se le hará la recepción de los libertadores y se depositara en un mausoleo que se erigirá en la Catedral Metropolitana.

4.-Sus huesos serán transportados a su país nativo, la ciudad de Antioquia en la Nueva Granada.

5.-El cuarto batallón de línea, instrumento de sus glorias, se titulara en lo futuro el batallón de Girardot.

6.- El nombre de este benemérito ciudadano, se inscribirá en todos los registros públicos de las Municipalidades de Venezuela, como el primer Bien Hechor de la patria.

7.- La familia de Girardot disfrutara por toda su posteridad de los sueldos que gozaba este mártir de la libertad de Venezuela, y de las demás gracias y preeminencias que debe exigir el reconocimiento de este Gobierno.

8.- Se tendrá esta por una ley general, que se cumplirá inviolablemente en todas las provincias de Venezuela.

9.- Se imprimirá, publicara y circulara para que llegue al conocimiento de todos los habitantes.

Dada en el cuartel General de Valencia a treinta de septiembre de mil ochocientos y trece años, tercero de la independencia y primero de la guerra a muerte, firmada de mano y sellada con el sello provisional de la Republica t refrendada por el Secretario de Estado.
( Fdo . ) SIMON BOLIVAR...
ANTONIO MUÑOZ TEBAR, Secretario de Estado”

El heroísmo que colmo de gloria cada acción, teniendo como máxima manifestación la muerte en combate del neogranadino Atanasio Girardot, en el cerro de Barbuda en la provincia de Valencia aquí en Venezuela, le da a esta campaña un carácter de consciente sacrificio en pro de un ideal colectivo, cuando se es capaz de cruzar la frontera de su patria hasta dar la vida para consolidar la libertad de un pueblo hermano.


El desenlace de aquella Campaña Admirable fue el deseado; despertar conciencias, que aun hoy, 192 años mas tarde, siguen despiertas y atentas a las ideas de Bolívar que nunca murieron. Aquella concepción de unidad latinoamericana bolivariana, sigue siendo un proyecto posible. Echar abajo los privilegios de la mano extranjera que se adueña de la tierra americana, desencadenar las almas que aquí nacieron eliminando toda forma de opresión, y entregar en las manos de los americanos la dignidad desconocida, quizás siguen siendo las inquietudes que guían a la Republica Bolivariana de Venezuela hoy.


Lo que hoy esta ocurriendo en Venezuela se recordara aquí con hechos, con momentos, que quedaran inscritos para siempre en las paginas de nuestra historia. Dentro de quinientos años las futuras generaciones que aquí vivan, recordaran lo que estamos haciendo en Venezuela, escribiendo historia. Y tenemos que escribir la historia los venezolanos, porque si algún pueblo a lo largo de los años ha sabido escribir su historia, de todos los pueblos del Universo, si alguno entre tantos que luchan, entre tantos que construyen a palmo de su propia vida, muchos pueblos hay, y aquí esta uno de ellos, mírenlo, es el pueblo de Venezuela, el pueblo Trujillano, el de Carache .........el de la Republica Bolivariana.
MUCHAS GRACIAS.
PALABRAS DEL CIUDADANO GENERAL DE BRIGADA ( E J ) RAFAEL ANGEL PAVÓN MORA, CON MOTIVO DEL 192° ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE AGUA DE OBISPO.
 CARACHE, EDO TRUJILLO 18 DE JUNIO DE 2005.




La Campaña Admirable
Alfredo Arguello Lugo  Domingo, 26/05/2013 04:25 AM

La Campaña Admirable tiene sus antecedentes en la Capitulación de San Mateo y la pérdida de la primera República en 1812. Bolívar y Antonio Nicolás Briceño y los Hermanos París gracias a la gestión de Don Francisco Iturbe logra salir del país rumbo a Curazao y luego se trasladan a la provincia de Cartagena (Colombia) y llegan a mediados de noviembre de 1812. Allí reciben el apoyo del Gobernador Manuel Rodríguez Torice, quien tenía la provincia al borde. El 15 de diciembre de ese año publica Bolívar “El manifiesto de Cartagena”, en él las opiniones políticas que guiaron su vida. Es admitido con el grado de Coronel efectivo y nombrado de inmediato inspector de Milicias. Encuentra en Camilo Torres, autoridad de la Nueva Granada, un gran bastión. Fue puesto a las órdenes del Coronel Labatut para tomar la población de Santa Marta. Sin embargo, Labatut no veía a Bolívar con buenos ojos y lo envió a comandar un destacamento en Barrancas, ribera del rio Magdalena sin poder moverse de allí. Bolívar no hizo caso y se trasladó a la Villa de Tenerife, donde los españoles dominaban la comunicación acuática entre el Alto y bajo Magdalena.

Rápidamente con 200 soldados derroto a los realistas y lo despacho de Tenerife e hizo jurar a los vecinos la Constitución de Cartagena. El 27 de diciembre de 1812 conquista la población de Mompox, agregando más hombres a su ejército. Sucesivamente derrota a los españoles en El Blanco, Chiriguaná, Tamalameque, Puerto Real y Ocaña. Libera el Alto Magdalena. En esta última población se le une el Coronel José F Ribas. Labatut molesto con la indisciplina de Bolívar pide un Consejo de Guerra, siendo negada su solicitud. En cambio Simón recibe alabanzas y vivas de Torices y la gratitud de Cartagena. El 28 de febrero de 1813 se inicia la Campaña Admirable con la Batalla de Cúcuta. Los españoles contaban con 500 hombres y los patriotas con 400 soldados y la Batalla Campal duró cuatro horas. Cien bajas entre muertos y heridos por los realistas y 16 bajas entre muertos y heridos por los patriotas. Correa huye a territorio venezolano a San Antonio del Táchira, mientras Bolívar instala el Cuartel general en San José de La Grita. Inmediatamente Bolívar organiza su ejército y lo divide en la vanguardia comandada por el Coronel Manuel del Castillo y la retaguardia al mando de José Félix Ribas.

El 13 de abril ocurre la segunda batalla de la campaña: La Asunción de La Grita. Días antes Bolívar le había ordenado a Castillo desalojar a Correa de La Grita, pero este hizo caso omiso y no es hasta ese 13 de abril a la una y media de la tarde cuando se enfrentan los dos ejércitos y finalmente los patriotas derrotan nuevamente a Correa y éste huye a Bailadores, luego a Estanques y se va a Betijoque, en espera de apoyo proveniente de Barinas para detener el paso de Bolívar a la provincia de Trujillo. Nuevamente se organiza el ejército patriota y la vanguardia la pasa a comandar Atanasio Girardot (colombiano) y como segundo el Mayor Luciano D¨Elhuyar y la Retaguardia, al mando del Coronel José Félix Ribas, José Tejada-jefe de artillería- el Mayor Rafael Urdaneta, pedro Briceño Méndez, Secretario. El día 17 de mayo sale el ejército libertador comandado por Bolívar de La Grita rumbo a Mérida. La madrugada del 23 de mayo unas mujeres, llamadas hoy en día las heroínas tomaron redoblantes, trompetas y mosquetones para simular que venía entrando a Mérida el ejército libertador, inmediatamente las pocas tropas y oficiales que hay en la ciudad se retiran rápidamente a la ciudad de Barinas y el 23 de mayo de 1813 Simón Bolívar entra a la comarca sin necesidad de disparar y esa misma mañana el trujillano Dr. Cristóbal Mendoza le confiere en nombre de la municipalidad de Mérida el título de Libertador por vez primera.

Aquí ocurre algo inusual, El Mayor español Vicente Campo Elías Francisco Ponce le ofrece 5oo hombres preparados para el combate. Ahora el ejército llega a mil soldados. El Libertador sale de Mérida el 10 de junio y pasando por Mucuchies le regalan el famoso perro nevado. Antes el Libertador envía a detener a Correa a la vanguardia a cargo de Atanasio Girardot, quien la divide en dos columnas a cargo de Hermógenes Maza, Antonio Ricaurte y Francisco Yépez y la otra columna comandada por los capitanes Luciano D^Elhuyar y Manuel Gorgoza Lechuga . Correa pasa por Betijoque el día 3 de junio y recluta hombres para completar 418 soldados, casi todos venezolanos. Envía una avanzada de 50 soldados a Carache y en su paso por El Colorado de Escuque en una rápida refriega son obligados a retroceder a Betijoque. La Vanguardia se aproxima a al sitio de la serranía de El Quibao y en el sitio de Ponemesa, el día 4 de junio ocurre la tercera Batalla de la Campaña Admirable: La Batalla de Betijoque, donde los patriotas derrotan a los españoles que huyen solo con cien hombres por la vía de Betijoque hasta los llanos de El Cenizo. Bolívar a los días baja por el páramo y llega a la casa del padre Rosario en Carmania e intercambia ideas sobre la campaña admirable y la firma de la Proclama de Guerra que ocurrió un día después que Simón llega a la ciudad de Trujillo, el día 15 de junio. Continúa la campaña con la Batalla de Agua de Obispo en Carache el día 18 de junio.

Allí los patriotas al mando de Girardot derrota con 400 hombres al ejército español comandado por Manuel Cañas que contaba con 500, que llegaron tarde ya que debían apoyar a Correa en Betijoque y seguramente detener a la vanguardia del Libertador. El día 2 de julio se da la Batalla de Niquitao y en donde José Félix Ribas y Rafael Urdaneta con 450 hombres derrotan al Coronel José Martí que contaba con 800 soldados. Mientras tanto, estratégicamente Bolívar se encontraba en Guanare. El 22 de julio con Batalla de Los Horcones en Barquisimeto, los patriotas derrotan con 450 hombres al Comandante Oberto que tenía 1000 soldados. Termina la Campaña Admirable con la Batalla de Taguanes en Tinaquillo, allí Bolívar al frente del ejército con 800 hombres derrota al Coronel Izquierdo que llevó 1200 soldados. Enterado Monteverde de la derrota final se retira de Puerto cabello y Caracas y eso permite al Libertador entrar a la capital el día 7 de agosto en horas de la tarde y al siguiente día, el 8 de agosto dicta su Proclama a los caraqueños donde hace mención a las siete Batallas de la Campaña Admirable: Cúcuta, La Grita, Betijoque, Carache, Niquitao, Barquisimeto y Taguanes. Ha nacido la segunda república.



  Fuentes consultadas :
Nuestra Lucha por la Independencia. Colecciòn Bicentenario
Prof. Pichardo Bracamonte Elio Francisco Rosario Tavera Huma Josè Historia Libertadora de Trujillo parta Venezuela America y el MundoCIUDADANO GENERAL DE BRIGADA ( E J ) RAFAEL ANGEL PAVÓN MORA
Fotos: Carlos Rodríguez 2011, Orlando Benìtez 2013
Fotos Carlos Rodríguez Arrieche
Video Youtube Canal : http://www.youtube.com/user/edanper

viernes, 20 de noviembre de 2009

Simón Bolivar en Carache - Proclama de Carache


PROCLAMA DE CARACHE
14 DE OCTUBRE DE 1820

SIMÓN BOLÍVAR,
Libertador y Presidente de Colombia, &., &.

Colombianos:
Dos provincias han entrado en el seno de la República. El Ejército Libertador ha marchado por entre las bendiciones de estos pueblos rendidos a la Libertad. Caracas verá bien pronto un grande acto de justicia, volviendo nuestros enemigos a su Patria, y la nuestra a sus hijos. La paz o la victoria nos dará el resto de Colombia.
Se nos ha ofrecido constitución y paz: hemos respondido paz e independencia; porque sólo la independencia puede asegurar la amis­tad de los españoles, la voluntad del pueblo, y sus derechos sagra­dos. ¿Podríamos aceptar un código enemigo, prostituyéndole nues­tras leyes patrias? ¿Podríamos quebrantar las leyes de la naturaleza salvando el Océano para unir dos continentes remotos? ¿Podríamos ligar nuestros intereses a los intereses de una nación que es nuestro suplicio? ¡¡¡No, colombianos!!!
Nadie tema al Ejército Libertador que no viene a romper sino cadenas; que en sus banderas lleva los colores del Iris, y que no desea empañar sus armas con la muerte.
Cuartel General Libertador en Carache, a 14 de Octubre de 1820.
SIMÓN BOLÍVAR

Por mandato de S.E.,
Antonio José de Sucre,
Ministro interino de la guerra.

Clikea (Audio) Narración Alirio Barreto

Atanasio Girardot, Teniente Coronel de Los Ejércitos de los Estados Unidos de La Nueva Granada, Comandante del 4º Batallón de Línea y de las Divisiones de que se compone La Vanguardia del Ejército de Operaciones del Norte destinado a Libertar los oprimidos pueblos de Venezuela, de que es General en Jefe el Señor Brigadier Ciudadano Simón Bolívar, Etc.
1° Primero: Hago saber a todos los vecinos estantes y habitantes de este pueblo de Carache y su jurisdicción, que en el preciso y perentorio término de veinte y cuatro horas se presenten a esta Comandancia, bajo la garantía de que serán los delin­cuentes perdonados; pero no presentándose serán embargados sus bienes, muebles y raíces, y se procederá contra ellos a lo más que hubiere lugar.
2° Segundo: del mismo modo se presentarán con sus fusiles, fornitura u otra cualquiera arma con que se encuentren todos los soldados del ejército enemigo comandado por el es­pañol Cañas que andan dispersos por estas inmediaciones, de resultas de la completa derrota que sufrieron el día de ayer, seguros de que no se les hará el menor mal, y que antes por el contrario, la Patria; como hijos descarriados, los abrigará en su seno; mas si sordos a sus tiernos e imperiosos clamores, insisten en sus descarriados crímenes y maquinaciones, serán severamente castigados y tratados como a desnaturalizados pérfidos asesinos.
3° Tercero: desde este momento será reconocida la autoridad suprema del Estado libre e independiente de Trujillo, que provisoriamente, ejerce el ciudadano Francisco Andrés Mendoza, a cuyas órdenes, que obedecerán y respetarán en cuanto mandare, están y quedan sujetos desde este instante.
Para que no carezca el vecindario de Carache de perso­na que ejerza la recta Administración de Justicia, nombro interina y provisionalmente la denominación de Alcalde Pedáneo y con las mismas atribuciones que los antiguos Tenientes Jus­ticias, hasta la aprobación o revocación del referido Gobernador del Estado o del General en Jefe, al ciudadano Bernabé Cos, quien prestará ante mi el juramento de ejercerla bien y fiel­mente; y todo el vecindario de la jurisdicción de Carache, y sus partidos adyacentes, son obligados a obedecerlo y respe­tarlo en cuanto mandare, por dirigirse al mejor orden político y servicio de la Patria.
El referido Alcalde Cos elegirá un día, para que convocado todo el vecindario le reciban a presencia de este venerable cura, el juramento de Libertad e Independencia.
Por último, convoco a todos los vecinos ausentes y disper­sos en los montes y bosques de la jurisdicción que vuelvan a disfrutar de la comodidad en sus casas y hogar en quieta y pacífica posesión de los derechos que les dio Dios y la natu­raleza, apercibidos con lo misma aversión de las leyes, si con­travinieren a este amoroso convite que os hago en nombre de la Patria.
Cuartel General de la Vanguardia del Ejército en Carache, a 19 de Junio de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte.
Atanasio Girardot.

Informe de la Batalla Campal de Agua de Obispo realizado por el Comandante Atanasio Girardot al Libertador Simón Bolívar Palacios.
Excmo. señor Presidente, Encargado del Supremo Poder Ejecutivo de la Unión.
Excmo. señor:
Tengo el honor de dirigir a V. E. el parte que el Co­mandante de la Vanguardia me da.
“Me puse en marcha en busca del enemigo la tarde del 17 y logré acampar al anochecer a su vista, y como una le­gua de su campo establecido en la altura de Pozo Seco; pe­ro temeroso de que lo sorprendiera aquella noche, abandonó la ventajosísima posición que ocupaba, y se trasladó a la toma de Agua de Obispos, que llaman las Rancherías de Matías, como tres cuartos de leguas más atrás.
Al amanecer del día de ayer levanté mi campo, y me puse en marcha, solicitando el encuentro con el enemigo: efectivamente a la hora y media de marcha tuve la dulce satisfacción de verlo en número de 400 fusileros y 50 de a caballo, formado en cuatro alas, y en dos estrechos distintos, al parecer inaccesibles, que figuraban un zic-zac: determiné atacarlo, y enarbolando el estandarte republicano, resonó en nues­tro campo un grito universal de ¡Viva La Libertad! y a una voz amenazadora se siguió el silencio. Formé en columna, avancé de frente, y rompiendo el fuego, hice que sus dos primeras alas se replegasen a las segundas, donde haciéndose firmes, quisieron disputarnos la victoria; pero a las Tropas Libertadoras ningunas pueden resistir, y así fué que al cabo de una hora nos hicimos dueños de su campo, poniéndolos en la más espantosa derrota; seguimos en su alcance cuatro leguas, haciéndoles de paso sesenta y tres prisioneros, entre los cuales tres oficiales, y a Don Miguel Barreto, y al isleño José Rodríguez, y tomándoles un cañón de batir montado con veinte tiros de pólvora y metralla, ochenta y ocho balas rasas, treinta lanzafuegos, ochenta fusiles, quince bayonetas, mil y quinientos cartuchos de fusil con bala, siete escopetas, algunos correajes, pistolas y sables, cuarenta cargas de víve­res, bastantes caballerías, y mucho ganado vacuno.
Toda la oficialidad y tropas, por un movimiento simultáneo, y como movidos de un impulso secreto, cada uno se disputa­ba la gloria de distinguirse, y cada uno intentaba oscurecer los hechos de los otros, ¡tal era el ardor que los animaba! Sí, señor General, todos se han portado con el mismo valor, y así es que me atrevo a recomendarlos a todos, sin excep­ción alguna.
Por nuestra parte hemos tenido muertos un cabo del 5º batallón, y un soldado de caballería y tres heridos, el uno de gravedad. Del campo enemigo se han recogido cuatro muertos y muchos heridos.
Como a la una de esta tarde he regresado a este pue­blo, donde hice publicar el bando que acompaño, y que va produciendo tan buen efecto, que ya se me han presentado varios de los soldados dispersos, nueve de ellos con sus fusiles y fornituras: este número de fusiles es además de los ochenta que dejó relacionados, y espero que se me presenten mu­chos más, porque el enemigo absolutamente fué deshecho y disperso en los montes: tal fué la velocidad con que se les persiguió.
Acompaño una declaración instructiva, que creí conve­niente tomar al prisionero Barreto.
Mañana continuaré mi contramarcha para ese Cuartel Ge­neral, cumpliendo con las previsivas órdenes de US.
Sigue el Capitán París, para que pueda aclarar cualquier duda que ocurra y ofrezca a US. mis respetos, los de la ofi­cialidad y tropa.
Dios guarde a US. muchos años. Cuartel General de la Vanguardia en Carache Libertado, a 19 de Junio de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte, a las 5 de la tarde.- Atanasio Girardot.- Señor Comandante en Jefe Brigadier Simón Bolívar.

Respuesta del Libertador Simón Bolívar Palacios al Comandante Atanasio Girardot
El resultado de esta acción es decisiva y el más ventajoso que podríamos desear, porque hemos superado el único obstácu­lo que se nos oponía, para continuar nuestra marcha hasta Caracas, que suspira por vernos llegar a libertarla de las cadenas con que la oprime el expirante gobierno español.
Por momentos deben presentarse en este Cuartel General los buenos ciudadanos Rafael Sanz, Francisco Muñoz y Car­los Salazar, que salieron el día 5 del corriente de la ciudad de Barinas, y el 14 de Guanare, y vienen con el objeto de servir bajo mis órdenes contra los tiranos sanguinarios de aquella Provincia. Por el contesto de la Carta que me han hecho desde Boconó estos patriotas, conjeturo que la posición del enemigo es muy crítica, tanto por el odio que se ha atraído de los naturales, como por la debilidad de sus fuerzas. Así pues, no podemos dudar que nuestra campaña en Bari­nas será igual a las de Santa Marta, Pamplona, Mérida y Trujillo, donde nuestras armas se han cubierto de una gloria inmortal y han hecho temblar a los enemigos de la Libertad que ya no se atreven ni aun a disputarnos la victoria.
Dios guarde a V. E. muchos años.
Cuartel General de Trujillo, Junio 20 de 1813.- 3º de la Independencia, 1º de la Guerra a Muerte.
Excmo. Señor.
Simón Bolívar.

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CURA Y EL ALCALDE DE CARACHE, FECHADO EN SANTA ANA DE TRUJILLO, EL 12 DE OCTUBRE DE 1820, AVISÁNDOLES QUE EL LIBERTADOR ESTA­RÍA ALLÍ AL DIA SIGUIENTE PARA HABLARLE AL VECINDA­RIO.

Santa Ana de Trujillo, 12 de Octubre de 1820.

Al Cura y Alcalde de Carache.
Avisándoles que S.E. va mañana allí, y que tengan reunido el ve­cindario para las doce del día que llegará El Libertador, pues quiere hablarles personalmente.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ].

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL GO­BERNADOR DE TRUJILLO, FECHADO EN CARACHE EL 13 DE OCTUBRE DE 1820, REFERENTE A CIERTAS NOTICIAS ORIGINA­RIAS DE ESCUQUE.

Carache, 13 de Octubre de 1820.

Al Gobernador de Trujillo.
Que se han recibido sus oficios de ayer con la declaración de Col­menares y avisos del Alcalde de Escuque; que está bien haya ido el Capitán Machado a Escuque, y que hagan toda diligencia para coger a Torres.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CURA Y EL ALCALDE DE TIMOTES, FECHADO EN CARACHE EL 13 DE OCTUBRE DE 1820, EN EL CUAL DE ORDEN DE BOLÍVAR, SE LES AMENAZA CON CASTIGARLOS SI NO MEJORAN SU CONDUCTA CON LAS TROPAS DE TRANSITO.

Carache, 13 de Octubre de 1820

Al Cura y Alcalde de Timotes.
Diciéndoles que El Libertador está instruido de la mala asistencia que han dado a las tropas y que ellos son desafectos a la causa de la Independencia; que si no mejoran su conducta y la asistencia a las tropas que pasan, se hará caer sobre ellos un castigo ejemplar.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CORO­NEL GÓMEZ, FECHADO EN CARACHE EL 14 DE OCTUBRE DE 1820, EN EL CUAL DE ORDEN DEL LIBERTADOR LE SEÑALA UNA COMISIÓN PARA RECOGER GANADOS, BESTIAS, ETC. EN LA RE­GIÓN DE BURBUSAY Y AGUA DE OBISPO.

Carache, 14 de Octubre de 1820.

Al Coronel Gómez.
Que con los Dragones pase hoy a Agua de Obispo y mañana a Burbusay para recoger los ganados, bestias, etc., etc, de los que ha­yan emigrado con el enemigo; que si éstos los hubiesen ocultado, tome ganado de los vecinos dándoles recibo para que ocurran a la Comisaría por su pagamento, y que traigan trigo y cuantos granos puedan, que todo se compra.
Que aquellos que ayuden a estas diligencias, serán gratificados y pagados por el gobierno.
S.E. escribió con esta fecha al Coronel Reyes Vargas, pasándole un salvoconducto por si él, con los demás que lo acompañan, quie­ren aprovecharlo.
S.E. ha escrito con esta fecha a Juan José Jiménez en Humocaro Alto, para que mande espías etc., etc. y se le incluyen dos procla­mas de este día.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CURA DE BURBUSAY, FECHADO EN CARACHE EL 14 DE OCTUBRE DE 1820, AVISÁNDOLE QUE AL DIA SIGUIENTE ESTARÍA ALLÍ EL LIBERTADOR.

Carache, 14 de Octubre de 1820.

Al Cura de Burbusay.
Le comunico al Cura de Burbusay que mañana irá allá S.E. Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CURA Y EL COMANDANTE DE BOCONÓ, FECHADO EN CARACHE EL 14 DE OCTUBRE DE 1820, AVISÁNDOLES QUE EL LIBERTADOR ESTARÍA ALLÍ DOS DÍAS DESPUÉS.

Carache, 14 de Octubre de 1820.

Al Cura y Comandante de Boconó.
Se les ha avisado, que S.E. estará allí pasado mañana, y al Gobernador de Trujillo, que S.E. estará de regreso en aquella Capital el 17, entre 2 y 4 de la tarde.
También se previno al Jefe del Estado Mayor de la Guardia y que se le incluyó la proclama de hoy para que la inserte en la orden general.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA J. ANTO­NIO BRICEÑO, FECHADO EN CARACHE EL 14 DE OCTUBRE DE 1820, AVISÁNDOLE HABER SIDO NOMBRADO JUEZ DE CARACHE POR EL LIBERTADOR E IMPARTIÉNDOLE ALGUNAS INSTRUC­CIONES AL RESPECTO.

Carache, 14 de Octubre de 1820.

Al Ciudadano J. Antonio Briceño.
S.E. se ha servido nombrar a Ud. Juez de Carache.
Se le encarga que forme un padrón de los vecinos, publicando un bando, que el que no se presente perderá sus propiedades.
Se le recomienda la recolección de víveres, para el batallón que va a situarse aquí y para el ejército cuando pase.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL TTE. CNEL. REYES GONZÁLEZ, FECHADO EN CARACHE EL 14 DE OCTUBRE DE 1820, EN EL CUAL LE COMUNICA HABERLE NOM­BRADO EL LIBERTADOR COMANDANTE MILITAR Y POLÍTICO DE LA JURISDICCIÓN DE CARACHE.

Carache, 14 de Octubre de 1820.

Al Teniente Coronel Reyes González.
S.E. ha nombrado a Ud. Comandante Militar y Político, de la Jurisdicción de Carache.
Este nombramiento se le remite por la Secretaría, con las ins­trucciones para la organización del Territorio, para que procure víveres al batallón de Tiradores y para el tránsito del ejército; se le pone en cuenta del nombramiento hecho en el Ciudadano J. Antonio Briceño y de las órdenes que se le han comunicado.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL GOBERNADOR DE TRUJILLO, FECHADO EN CARACHE EL 15 DE OCTUBRE DE 1820, AVISÁNDOLE RECIBO DE CORRESPONDENCIA VENIDA DE ANGOSTURA Y BOGOTÁ, Y APROBANDO, DE PARTE DE BOLÍVAR, LA SASTRERÍA QUE HA ESTABLECIDO PARA HA­CER VESTUARIO A LAS TROPAS.

Carache, 15 de Octubre de 1820.

Al Gobernador de Trujillo.
Acusando el recibo de la correspondencia de Angostura y Bogotá que ha remitido.
Que está bien haya establecido una sastrería para hacer vestuario a las tropas de los géneros correspondientes al Estado: que esto mismo se sirva decirlo al Jefe del Estado Mayor, a quien no hay tiempo de contestar en el momento en que vamos a montar para seguir a Burbusay.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL CORO­NEL GÓMEZ, FECHADO EN NOVIEMBRE 2 DE 1820, ORDENÁN­DOLE LIBERTAR A LOS PARLAMENTARIOS ESPAÑOLES Y ANUN­CIÁNDOLE QUE EL LIBERTADOR ESTARÍA EN CARACHE AL DIA SIGUIENTE.

Trujillo, 2 de Noviembre de 1820.

Al Coronel Gómez.
Que dé Libertad a los Parlamentarios españoles y que S.E. estará mañana en Carache para despacharlos.
Dios guarde, etc.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ PARA EL GENE­RAL JOSÉ A. PÁEZ, FECHADO EN CARACHE EL 2 DE NOVIEM­BRE DE 1820, COMUNICÁNDOLE DE PARTE DE BOLÍVAR, QUIEN SE ENCONTRABA EN TRUJILLO, LAS INS­TRUCCIONES DE ÉSTE RELACIONADAS CON LAS OPERACIONES EN MARCHA, DEBIDO A LA PROXIMIDAD DE MORILLO.

Al señor General José A. Páez.
Según los avisos que se han tenido hoy, el General Morillo marcha de Barquisimeto al Tocuyo con un batallón de refuerzo a la división que estaba allí. De Barquisimeto destacó un cuerpo grueso sobre Carora, y ha batido al Coronel Reyes Vargas, ocupando luego aque­lla ciudad. No sabemos si Vargas haya sufrido una completa derrota, ni nada, porque hace días que no hay comunicación de éste; pero esto es en sí poco importante, porque él no tenía sino una goleta, y para el tiempo de este acontecimiento aún no le había llegado el refuerzo de infantería que se le mandó, y por consiguiente nada ha sufrido ésta.
Parece, sin embargo, que el General Morillo quiere acercarse a nuestras posiciones, y esto no lo hará si no desmembra la división de Calabozo. Aunque se darán a US. todos los avisos, es necesario que US. espíe tanto a Calabozo como a esta parte, para que obre conforme a los planes del Libertador.
Si el General Morillo se nos aproxima, El Libertador no compro­meterá una batalla sin una absoluta probabilidad de ganarla; y en este caso sus operaciones serán replegar siempre, para separar a Morillo de las inmediaciones de Caracas y de Calabozo, para que US. en el momento ataque a Morales y ocupe a aquella capital, obrando rápidamente para dejar a Morillo fuera del centro de sus recursos. El ejército de Oriente debe hallarse dispuesto para ir a Caracas a principios de diciembre; y por consiguiente, cuando la operación de US. sea sobre aquella capital, el señor General Ber­múdez cooperará por la parte que US. indique, a cuyo efecto le tras­mitirá copia de este oficio para que esté pronto a moverse de concierto con US.; pero US. nada debe esperar en el momento que sepa que él, Morillo, se aleja del Occidente tras de nosotros, pues no pu­diendo traer sino 3.000 hombres, a muy poca distancia de nuestra retirada, estaremos reunidos a los cuerpos de retaguardia y en disposición de dar la batalla. Estando ya US. en Caracas él no tendrá retirada.
El Libertador va hoy a Carache, a hacer observar los movimientos de Morillo, y como allí está el parlamentario español, algo puede saberse de él.
Por supuesto que US. no ejecutará esta operación sino estando seguro que Morillo ha venido sobre esta ciudad, que es cuando él esté ya en la serranía; por tanto, el espionaje debe ser más frecuente que nunca y con personas de la mejor fe y capacidad.
No cree S.E. que los españoles emprendan este movimiento; pero como es posible todo, es menester prever todo.
Si los españoles no pasan del Tocuyo, si nos atacan, las opera­ciones de US. serán las que antes tiene detalladas y de que le he hablado ayer, reducido a moverse sobre Guanare el 1 de diciembre.
Dios, etc.
Carache, Noviembre 2 de 1820.
[PEDRO BRICEÑO MÉNDEZ]

OFICIO DE BOLÍVAR PARA MORILLO, FECHADO EN CARACHE EL 3 DE NOVIEMBRE DE 1820, EN EL CUAL INSISTE QUE PARA UN TRATADO DE REGULARIZACION DE LA GUERRA, DEBEN SER ADMITIDAS SUS PROPOSICIONES, Y QUE RESULTA ULTRAJANTE LA PRETENSIÓN DE MORILLO DE QUE COLOMBIA SE SOMETA A ESPAÑA.

Carache, 3 de Noviembre de 1820.

Señor General don Pablo Morillo.
Excelentísimo señor:
Me es bien sensible verme obligado a responder a V.E. sus notas de 20 y 29 del próximo pasado. Yo había procurado desentenderme de las pretensiones que por el órgano de V.E. manifiesta aún el go­bierno español, pero es al fin indispensable contestar los asertos ultrajantes del reconocimiento de la ley fundamental de la monarquía española, que V.E. pronuncia todavía, a pesar de nuestras repetidas declaraciones y de diez años de encarnizados combates. Parece que V.E., o su gobierno, se olvida de la causa de esta guerra, cuando se atreve a proponer la sumisión de Colombia a un pueblo enemigo y vencido por nuestras armas.
Sin duda V.E. padece un error en suponerme presidente del con­greso de Guayana. Si V.E. tiene que dirigirse al presidente del congreso, puede hacerlo a Angostura, al honorable señor Fernando Pe­ñalver. Yo soy el presidente de Colombia, encargado del poder eje­cutivo de la república.
V.E. asegura que alguna de mis proposiciones no pueden convenir a los intereses de la nación española, ni se considera autorizado para admitirlas. Debo declarar a V.E. que si alguna de mis proposiciones, hechas únicamente por armonizar la paz, no conviene a la nación española, menos convienen ninguna de ellas a la nación colombiana, puesto que su único anhelo es expulsar de su territorio a sus ene­migos.
En cuanto a la paz y unión que tanto desea el gobierno constitu­cional de la monarquía, responderé: que la paz es nuestro más ar­diente voto, como la unión con la España nuestro más cruel supli­cio; porque sin la independencia, la guerra y aun la muerte misma nos es más dulce que la amistad con nuestros destructores.
“Necesitamos —dice V.E.— suspender las armas para entender­nos”. Nada es más justo; pero nada veo tan distante, cuando V.E. opone reparos a mis demandas, equitativas y sobradamente modera­das. Por lo mismo, yo conceptúo que El Armisticio no tendrá lugar, porque lo que se supone contrario a la nación española es lo que conviene a la colombiana.
Y ya que esos señores diputados de V.E. son tan dignos de emplear sus buenos oficios en favor de la humanidad, suplico se sirva diri­girlos a mi cuartel general, autorizados plenamente por V.E. para que concluyan con el gobierno de la república un tratado, verdaderamente santo, que regularice la guerra de horrores y crímenes que hasta ahora ha inundado de lágrimas y de sangre a Colombia, y que sea un monumento entre las naciones más cultas, de civilización, liberalidad y filantropía.
Desearía poder acompañar a V.E. en el sentimiento que le han producido los grandes perjuicios que se han seguido ya a la causa de su nación, desde que empezaron las negociaciones; perjuicios —añade V. E.— de mucha trascendencia, que pesan sobre su respon­sabilidad. V.E. lo ha dicho, y yo no me atreveré a contradecirle.
Me da V.E. la mayor satisfacción en continuar sus operaciones porque es el medio más eficaz de terminar la guerra.
Tengo el honor de comunicar a V.E. el recibo de sus notas ofi­ciales de 20 y 29 del próximo pasado.
SIMÓN BOLÍVAR

OFICIO DE BOLÍVAR PARA MORILLO, FECHADO EN CARACHE EL 4 DE NOVIEMBRE DE 1820, DONDE LE AVISA RE­CIBO DE SUS NOTAS Y SE REFIERE EN TÉRMINOS CORTESES A LOS COMISIONADOS REALISTAS QUE SE DIRIGEN A SU CUAR­TEL GENERAL.

Carache, 4 de Noviembre de 1820.

SIMÓN BOLÍVAR,
Libertador Presidente de Colombia, &, &, &.

Al Excmo. señor Don Pablo Morillo.
Tengo el honor de acusar a V.E. el recibo de sus notas oficiales de 20 y 29 del próximo pasado, que ha puesto en mis manos el capitán Real.
Considerando que los señores diputados que V.E. dirige a mi cuar­tel general, son bien dignos de emplear sus buenos oficios en favor de la humanidad, aprovecho de esta oportunidad para suplicar a V.E. se sirva autorizarlos plenamente, para que concluyan con el gobierno de la República un tratado verdaderamente santo, que regu­larice la guerra de horrores y crímenes que hasta ahora ha inundado de lágrimas y de sangre a Colombia, y que sea un monumento entre las naciones más cultas, de civilización de liberalidad y filantropía.
Dios guarde a V.E. muchos años.
SIMÓN BOLÍVAR

BOLÍVAR DESDE TRUJILLO EL 27 DE NOVIEMBRE DE 1820, APRUEBA, CONFIRMA Y RATIFICA EL TRATADO DE REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA, A CONTINUACIÓN DE HACERLO EL MISMO DÍA EN SANTA ANA DE TRUJILLO EL GENERAL MORILLO.

D. Pablo Morillo, Conde de Cartagena, Teniente general de los ejércitos nacionales y en Jefe del expedicionario de Costa Firme.
En consideración a que los señores Brigadier D. Ramón Correa, Jefe Superior Político de Venezuela, Don Juan Rodríguez Toro, Alcalde primero constitucional de Caracas, y Don Francisco Gon­zález de Linares, mis Comisionados para ajustar y concluir un Tra­tado que regularice la guerra entre España y Colombia con los Comisionados del Excmo. señor Don Simón Bolívar, Presidente de la República de este nombre, han acordado y convenido el prece­dente Tratado de regularización de la guerra entre España y Co­lombia, el cual constante de 14 Artículos, ha sido firmado por am­bas partes en la ciudad de Trujillo, el 26 del corriente a las diez de la noche. Por tanto, y hallándolo conforme a los poderes e instrucciones que comuniqué a mis dichos Comisionados, he venido en aprobarlo, confirmarlo y ratificarlo, como lo apruebo, confirmo y ratifico en todas y cada una de sus partes. Dado, firmado de mi mano, sellado con el sello de mis armas y refrendado por el infras­crito mi secretario, en el Cuartel General de Carache, madrugada del 27 de Noviembre de 1820. Pablo Morillo. Josef Caparros, Secretario. (Lu­gar del sello).

SIMÓN BOLÍVAR,
Libertador, Presidente de la República de Colombia, etc., etc., etc.

Por cuanto los señores General de Brigada Antonio José de Sucre, Coronel Pedro Briceño Méndez y Teniente Coronel José Gabriel Pérez, mis Comisionados para ajustar y concluir un Tratado que regularice la guerra entre España y Colombia con los Comisionados del Excmo. señor General en Jefe del Ejército expedicionario de Costa Firme, Don Pablo Morillo, Conde de Cartagena, de parte del Gobierno español, señores Jefe Superior Político de Venezuela, Bri­gadier Don Ramón Correa, Alcalde primero constitucional de Ca­racas, Don Juan Rodríguez Toro y Don Francisco González de Linares, han acordado y convenido el precedente Tratado de Regu­larización de La Guerra entre España y Colombia, el cual, constante de 14 Artículos, ha sido firmado por ambas partes en esta ciudad de Trujillo, el 26 de Noviembre corriente a las diez noche. Por tanto, y hallándolo conforme a los poderes e instrucciones que comuniqué a mis dichos Comisionados, he venido en aprobarlo, confirmarlo y ratificarlo, como lo apruebo, confirmo y ratifico en todas y cada una de sus partes. Dado, firmado, sellado con el sello provisional del Estado, y refrendado por el Ministro de la Guerra en mi Cuartel General de la ciudad de Trujillo, a 27 de Noviembre de 1820.
SIMÓN BOLÍVAR
Por mandato de S.E. Pedro Briceño Méndez. (Lugar del sello).

ACCEDE (AUDIO) Abrazo Bolivar y Morillo



Heroína Simona Perdomo

En las tierras del Tabiskey Karachi, el día 23 de Julio de 1790, abre sus ojos al mundo por vez primera, esta digna mujer trujillana que desde niña muestra encarnecidamente su amor a la causa de la Independencia ofreciéndose desde muy joven a participar en diversas actividades del Ejército Patriota, junto con sus hermanos los patriotas Presbítero Fernando Perdomo y Matías Perdomo, ya en el año 1813 contando con 23 años, en Venezuela ocurren acontecimientos que marcaron el rumbo de la Independencia “La Campaña Admirable” y es Trujillo el protagonista fundamental con la Firma de la Proclama de Guerra a Muerte.

El 3 de Junio de 1813, los independentistas dirigidos por el neogranadino Atanasio Girardot, libran las Batallas Campales de El Colorado en Escuque; el 4 de Junio la de Ponemesa en Betijoque; el 5 de Junio la de Escuque; el 13 de Junio en Los Cuarteles en Carache; los patriotas triunfan en Agua de Obispo en Carache, el 18 de Junio donde el Coronel Atanasio Girardot, Jefe de la Vanguardia en compañía con el también neogranadino Luciano D’Elhuyar, Antonio Ricaurte y el Trujillano Manuel Gogorza, derrotan las huestes realistas al mando del Capitán Manuel Cañas, que se había refugiado en Pozo Seco y las Rancherías de Matías. Las tropas independentistas planificaron la avanzada en el Cantón de Carache y esta carachense sirve a los patriotas de correaje, cocinera, lavandera, costurera entre otras actividades. El 2 de Julio de 1813, la Batalla Campal de Niquitao, orientada por la Retaguardia del Ejército Libertador. Cuando El Libertador pasa por Carache y pernocta, los trujillanos salen a su encuentro, esperándolo y encontrándose con éste el 14 de Octubre de 1820, en Carache donde Simón Bolívar Palacios firma la Proclama de Carache, estando presentes José Gabriel Pérez, Antonio José de Sucre, Ambrosio Plaza y Pedro Briceño; es en esta ocasión donde esta mujer guerrera tiene la oportunidad de conocer y conversar con El Libertador Simón Bolívar Palacios, baila con él y hablan de la lucha de la Independencia. La silla donde se sentó El Libertador la conserva una familia de Carache.

Dentro de la Sociedad Secreta Colectivo “Somos Hermanos” y el Ejército Libertador cumplió un rol protagónico junto a las Coronelas Dolores Dionisia Santos Moreno “La Inmortal”, Barbarita de La Torre “La Amazona”, Juana Paula Luzardo Chirinos; las Capitanas Dolores Briceño Valbuena, María Teresa Briceño Sierralta, Teresa Gogorza Lechuga, Antonia de La Parra, María Rosales y las Heroínas Roxana Giacopinni, María Gutiérrez del Corral, María Ignacia Briceño Briceño, Encarnación Briceño Briceño, Manuela Peña González, Rosa de León y otras, en las labores de espionaje, costura, enfermería, artesanía, recolectora de municiones, financiamiento, acciones de correaje, abastecimiento de alimentos, provisiones y enconchamiento a Libertarios patriotas y otras tareas.
En el año 1820 es testigo de los Tratados de Armisticio y Regularización de La Guerra, el 25 y 26 de Noviembre, en Trujillo.
Muere en Carache, el 24 de Diciembre de 1848.
Representa un ejemplo para la mujer trujillana por su aguerrida participación en la lucha de la Independencia y su destacada labor como impulsadora del Movimiento Independentista.

Coronel Miguel Vicente Cegarra

Coronel Miguel Vicente CegarraNació en Burbusay, el 24 de Septiembre de 1790. Es uno de los Héroes de las Batallas Campales de Las Trincheras en Betijoque, el 2 de Junio de 1813; El Colorado en Escuque, el 3 de Junio de 1813; Ponemesa en Betijoque, el 4 de Junio de 1813; Escuque en Escuque, el 5 de Junio de 1813; Los Cuarteles en Carache, el 13 de Junio de 1813; Agua de Obispo en Carache, el 18 de Junio de 1813 y Niquitao en Boconó, el 2 de Julio de 1813. Se casó con Rosalía Caro, con quien procreó al Licenciado en Derecho Gregorio Antonio Cegarra (se casó con la merideña Paula Trejo Romero), posteriormente Rosalía Caro muere y éste se casa de nuevo con la Capitana Dolores Briceño Valbuena, hija del Coronel Pedro Fermín Briceño y sobrina del Doctor y General Antonio Nicolás Briceño. En los años 1813 y 1814, emigró a la Nueva Granada con el General en Jefe Rafael Urdaneta Farías. En 1815 huye hacia Jamaica y Haití al lado del Libertador; se incorpora a las Expediciones de Los Cayos de San Luis y Jacmel que parten a Venezuela, el 31 de Marzo y 21 de Diciembre de 1816, respectivamente; en Guayana realizó una actividad revolucionaria total; se incorporó al Batallón Dragones de Apure; alcanza el grado de Capitán; por órdenes del Libertador deserta del Ejército del General en Jefe Carlos Manuel Piar, en esta acción lo acompañó Joaquín Durán, quienes huyen con el Escuadrón Dragones de Caracas. Miguel Vicente Cegarra fué Gobernador de la Provincia de Trujillo en 1827; posteriormente, el 18 de Noviembre de 1828, protestó el atentado que se le hizo al Libertador Simón Bolívar, el 25 de Septiembre de ese año y firmó el documento que repudiaba tan vergonzante, cobarde y traidora acción. En 1818 desarrolla acciones revolucionarias que consolidan las posiciones independentistas en Guayana; en 1819 atraviesa el Páramo de Pisba, combatió en Casanare, Corrales, Gameza, Bonza y Boyacá. En 1820, El Libertador le ordena abrir La Pica de San Camilo, en la vía hacia San Cristóbal. Se le comisiona para que atienda los asuntos revolucionarios en San Cristóbal y Lagunillas, en las dos ocasiones El Libertador le encarga reunir suficientes fondos, ganado y bestias, para ese entonces sustituye en la Gobernación de Mérida al General Juan Antonio Paredes; en Febrero del mismo año, sale a Trujillo para unirse al General en Jefe José de La Cruz Carrillo Terán. Con 300 hombres al mando sale para Barinas como uno de los Jefes Civiles y Militares de Occidente, en sustitución del Héroe de Boyacá, quien había partido para unirse a “El Ilustre Brillante”, en la campaña disuasiva, sorpresa y engaño, al aplicar el Arte de La Guerra, antes de la Batalla de Carabobo; después de combatir en ésta, pelea en Puerto Cabello, se enferma gravemente de paludismo. En 1826, obtiene el grado de Coronel, de manos del General Francisco de Paula Santander; es nombrado Comandante en Armas de Casanare; en 1827, es Gobernador de Los Cantones de Trujillo, Boconó, Escuque y Carache, en esta última alineó a tiro de fusil sus disparejas calles. En 1831, se une al Coronel Castañeda, que en Carora se alzó en armas. En 1848, cae prisionero en Valencia, cuando el atentado del Asalto al Congreso, por parte de José Tadeo Monagas; se alía al Centauro de Los Llanos en contra de Los Monagas.
Muere el 24 de Abril de 1848, en Mérida, por las heridas provocadas por unos gusanos de monte, cuando se encontraba fugitivo en La Ceiba, muriendo de septicemia, con el grado de Coronel y después de su muerte es nombrado General Post Mortem. Sus restos se encuentran en la Iglesia Parroquial de Boconó.

Coronel Pedro Miguel Chipía Coronel Pedro Miguel Chipía “Libertador de Carache y Oriente”
Nació en Carache, el 24 de Junio de 1790; el apellido Chipía es de origen Vasco. El Coronel Pedro Miguel Chipía participa en los sucesos del 19 de Abril de 1810, el 5 de Julio de 1811 y cuando la nefasta caída de la Primera República, huye hacia la Nueva Granada; participa al lado del Libertador en la primera y segunda campaña desarrolladas en Colombia y en la tercera campaña, escenificada en Venezuela y conocida como la Campaña Admirable. Participó en todas las Batallas de la Campaña Admirable, a partir de su incorporación en Trujillo; es uno de los Héroes de las Batallas Campales de Las Trincheras en Betijoque, el 2 de Junio de 1813; El Colorado en Escuque, el 3 de Junio de 1813; Ponemesa en Betijoque, el 4 de Junio de 1813; Escuque en Escuque, el 5 de Junio de 1813; Los Cuarteles en Carache, el 13 de Junio de 1813; Agua de Obispo en Carache, el 18 de Junio de 1813 y Niquitao en Boconó, el 2 de Julio de 1813. En Cartagena como combatiente de primera línea ingresó al Ejército Libertador, alcanza el grado de Capitán en la Batalla de Araure, el 5 de Diciembre de 1813, representando así uno de los Héroes de esta trascendental batalla; participó en la Emigración a Oriente, en 1814, cuando la pérdida de la Segunda República. Héroe del Sitio de Bogotá, Colombia, al lado del Libertador Simón Bolívar Palacios. Es nombrado Secretario de la Junta de Oficiales en la Villa de Turbaco, Colombia, el 25 de Abril de 1815. Cuando la renuncia del Libertador a ser Jefe de la Expedición, por contradicciones con el Gobierno de Cartagena (el canónigo Juan Marimón traía el poder para que El Libertador renunciara; la renuncia no fué aceptada y Simón Bolívar Palacios cede el mando al General Florencio Palacios y parte para la Isla de Haití). Nuevamente huye hacia la Nueva Granada, pasa a Haití y Jamaica. El 31 de Marzo de 1816, participa en la Expedición de Los Cayos de San Luis.
Recorre todo el territorio oriental con el General en Jefe Carlos Manuel Piar, Gregorio McGregor, Pedro María Freites, José Tadeo Monagas, Andrés Rojas, Carlos Soublette. El 28 de Septiembre de 1816, participa en la Batalla del Juncal, donde el General en Jefe Carlos Manuel Piar derrota a Francisco Tomás Morales. Antes de salir el General en Jefe Carlos Manuel Piar para Guayana lo asciende a Coronel.
Participa en el Batallón Barlovento, al lado del General en Jefe José Antonio Anzoátegui y comparte con Manuel Oliveros la travesía del Río Caura, contrae paludismo. Se incorpora a la Expedición de Jacmel que parten a Venezuela, el 21 de Diciembre de 1816. El 1 de Enero de 1817, participa en el Combate del Paso de Los Negros.
El Coronel Pedro Miguel Chipía es encomendado para organizar todo lo concerniente para fortalecer el Batallón Barlovento, mejorar el parque y defender El Paso de Caruachi. Es nombrado Comandante del Distrito Caroní, el 5 de Marzo de 1817; desaloja a los realistas en la Isla de Fajardo.
Este guerrero fué un hombre de letras. Muere después de una larga trayectoria en el Ejército Libertador, el 11 de Abril de 1817, en la Batalla de San Félix, la cual duró dos horas, desde las 4 hasta las 6 de la tarde, comandada por el General en Jefe Carlos Manuel Piar, Libertador de la Campaña Admirable de Oriente, al mando de 1200 combatientes, donde es derrotado el realista Brigadier Miguel de La Torre, quien dirigía 1700 soldados. En esta batalla perece también el caraqueño Teniente Coronel José María Landaeta.
El patriota carachense con la orden o el grito para obtener el triunfo de: “Alto, Frente, Alinear; Fuego a la Bayoneta”. Pedro Miguel Chipía muere con el grado de Coronel y después de su muerte es nombrado General Post Mortem.

Fuentes consultadas :
Prof. Pichardo Bracamonte Elio Francisco

Rosario Tavera Huma Josè Historia Libertadora de Trujillo parta Venezuela America y el Mundo
CIUDADANO GENERAL DE BRIGADA ( E J ) RAFAEL ANGEL PAVÓN MORA